lunes, 6 de marzo de 2017

UN HUEVO DE DINOSAURIO

Los dinosaurios siempre causan fascinación a los niños, por esto hemos hecho un experimento que ha resultado muy interesante para ellos (y no solo para los más pequeños). 
Hemos traído un huevo de dinosaurio, lo hemos metido en agua y hemos seguido "su desarrollo" durante  dos semanas; hasta que se hizo grande y rompió su cáscara para asomarse. ¡Como la vida misma!

Ya el hecho de meter el dinosaurio en el agua fue todo un acontecimiento y resultó una experiencia emocionante ver cada día las caras de entusiasmo de los niños al llegar al cole, y escuchar su voz nerviosa mientras se contaban unos a otros qué pinta mostraba el dinosaurio ese día.
Ahora que ya saben muchas más cosas sobre los dinosaurios y que el nuestro "no es de verdad" estamos en la segunda fase; esto es, le hemos quitado el agua y observamos cada día como su tamaño disminuye, porque resulta que ¡nuestro dinosaurio se mea!

Pregunta de ayer: ¿Profe, puedo coger el dinosaurio para saber por dónde se hace pis? 
Que se planteen preguntas es uno de los objetivos del curso; no solo tienen que ser inquietos físicamente, sino intelectualmente, es decir, intentar dar explicación a todo lo que no entienden. Las preguntas son una manera de organizar el aprendizaje escolar y dan sentido a la educación.

¡Simplemente geniales!
NOTA: HACIENDO CLIC EN LA IMAGEN VERÉIS MÁS FOTOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario